Si por algo destaca Fuerteventura es por sus playas. Y Caleta de Fuste no iba a ser menos. Son playas amplias de arena blanca muy tranquilas.

En su costa se suceden una serie kilométrica de playas de arena blanca, dotada de todos los servicios que puedas necesitar, protegidas del oleaje y en las que podrás descansar del sol bajo sombrillas de brezo. Estas playas, se encuentran separadas por tres islotes en los que se han erigido unos excelentes chiringuitos que convertirán la estancia en la playa en antídoto contra el estrés.

El Castillo es la otra paya destacada de la localidad. Su forma de herradura la protege de las olas y sus aguas cristalinas son una invitación al baño. Se encuentra a los pies de varios hoteles y es bordeada por un enorme paseo marítimo.

 

Ver más playas