Fuerteventura desde lo alto.

Poco antes de alcanzar Betancuria, a través de la carretera FV-30, se encuentra el conocido como mirador de Guise y Ayose.

En él descubrimos dos imponentes estatuas de bronce en representación de los que fueran Reyes de la isla antes de la invasión y posterior conquista europea de Fuerteventura; Guise y Ayose.

En el pasado, la isla estaba dividida en dos reinos, Jandía y Maxorata, gobernados por los mencionados reyes, y justo en esta zona se encontraba un gran muro defensivo que separaba los dos reinos.

El Mirador se encuentra justo en la carretera FV-30, que sube en dirección a Betancuria, y desde él se obtienen unas insuperables vistas tanto el Valle de Betancuria como de la mitad norte de Fuerteventura, llegando a divisarse, en la distancia, la popular localidad de El Cotillo, y los pequeños pueblos que hay esparcidos por la zona norte.

Es uno de los miradores más populares de Fuerteventura, seguramente por las peculiares y enormes estatuas de bronce que lo presiden, y se ha convertido, con el paso del tiempo, en referencia para el turismo y para la vida política y cultural de la isla, acogiendo con frecuencia actos públicos de todo tipo. Muy cerca de este mirador, se encuentra otro también bastante popular, el mirador de Morro Velosa, no dejes de acercarte.

A modo de curiosidad, las esculturas miden aproximadamente 4 m. de alto y su autor es el artista Emiliano Hernández.

[mappress mapid=”69″]