La Iglesia de San Vicente Ferrer se encuentra en el municipio de La Oliva, al norte de la isla.

Concretamente, se sitúa en el pueblo de Villaverde, en los alrededores de la carretera FV-101, por lo que también es conocida como la Iglesia de Villaverde.

Esta pequeña Iglesia se erigió en el siglo XVIII, sufriendo varias remodelaciones a lo largo de su historia, para ser declarada Bien de Interés Cultural a finales del siglo XX.

Como la mayoría en Fuerteventura, se trata de una iglesia de planta rectangular, con un tejado a tres aguas construido en teja.

Su fachada está bañada en un blanco impoluto salpicada con pequeños retazos de cantería negra, coronada por una pequeña espadaña donde se encuentra el humilde campanario. Su entrada principal es de madera envuelta, también, en cantería negra. Cuenta también con una entrada lateral en su parte derecha.

Ya en su interior, se encuentra un único altar presidido por un Jesucristo crucificado, con los bancos de madera característicos de toda Iglesia católica, y diferentes referencias cristianas repartidas por la Ermita.

[mappress mapid=”89″]