La Ermita de Santa Inés se sitúa en un pequeño pueblo en la zona central del municipio de Betancuria, el Valle de Santa Inés.

Su existencia consta desde finales del siglo XVI (1586), siendo ampliada en el siglo XVIII hasta alcanzar su forma actual.

A nivel arquitectónico, se compone de una nave única de planta cuadrangular con una sacristía lateral cuadrada. Se encuentra anclada en una pequeña plaza revestida de piedra oscura natural, que realza la imagen de la mezquita, que viste un blanco impoluto construido en mampostería. Ya en el interior, nos topamos con dos altares, las Ánimas y la Virgen de los Dolores.

santa-ines

Imagen tomada de Ayto. de Betancuria

Cada 21 de enero, en torno a la Ermita, tiene lugar la celebración de la que se cree que fue la primera festividad de la isla, la fiesta de Santa Inés.

[mappress mapid=”81″]