Un lugar que rebosa belleza, un destino cargado de exotismo, un paraíso que reivindica la soledad, un paraje tan extraordinario como mágico. Eso son las Dunas de Corralejo.

Alrededor de 2500 hectáreas de bello desierto que descansa sobre un litoral en el que se suceden las playas paradisíacas.

Se encuentran situadas en la zona norte de Fuerteventura, en la localidad de Corralejo, y abarcan gran parte de la costa este de la isla. Son todo un símbolo de Fuerteventura, una característica que define la isla, un orgullo que reivindicar; y si las visitas, entenderás por qué.

Caminar sin rumbo fijo entre este paraje virgen, sea entre su mar de arena o entre su sensacional ribera, es toda una experiencia. No existe mejor antídoto contra el estrés que intentar alcanzar un horizonte que nunca llega en un lugar donde el silencio y la soledad sólo lo rompen las aves que merodean por la zona.

¿Su principal hándicap? El viento. Una particularidad de la que ha sabido sacar partido, ya que desde finales de los años 80, las Dunas de Corralejo acogen un fantástico Festival de Cometas. Se suele celebrar a principios de noviembre; si estás por la isla, no te lo pierdas, el espectáculo es único.

Grandes Playas

Un litoral de ensueño

El Bajo Negro

Una de las playas más populares de las Dunas de Corralejo. Amplia y perfectamente acondicionada.
Ver más

Playa de Alzada

Otra de las joyas de las Dunas de Corralejo. De arena blanca y aguas turquesas.
Ver más

El Viejo

Alrededor de un kilómetro de pura arena blanca. Una playa tranquila y solitaria.
Ver más

Playa del Moro

De alrededor de medio kilómetro de longitud. Una playa muy popular.
Ver más

El Caserón

Alrededor de 300 metros de longitud. De aguas cristalinas y bastante frecuentada.
Ver más

El Dormidero

Casi medio kilómetro de longitud. Una playa tranquila de oleaje muy suave.
Ver más