Bienvenido a las profundidades de Fuerteventura.

Visitar la Cueva del Llano es sumergirse en las entrañas de Fuerteventura, palpar su pasado volcánico, descubrir sus singularidades geológicas y disfrutar de un paseo único.

Una visita totalmente recomendable; una experiencia que sin duda disfrutarás si te decides a descubrir los rincones de Fuerteventura que existen tras el sol y la playa. Una Fuerteventura llena de rarezas, belleza y secretos: Cueva del Llano es uno de esos rincones.

Se encuentra en el pequeño pueblo de Villaverde, al norte de Fuerteventura, y abre de martes a sábado de 10:00 a 18:00 h.

Al llegar al lugar, te encontrarás con un gran agujero en el suelo a modo de entrada a este singular tubo volcánico. Desde ahí, accederás a su interior y podrás explorar cada uno de sus rincones acompañado de un guía que nos descubrirá cada uno de los detalles de este misterioso lugar.

La cueva se adentra en la Tierra hasta aproximadamente los 650 m., entre los cuales se cuentan unos 200 m. aún inexplorados por las dificultades del terreno, y se formó hace miles de años a consecuencia de las distintas erupciones volcánicas que han sacudido la isla durante toda su historia. Esto hace que en los más profundo de la cueva podamos encontrar incluso restos fósiles de especies que poblaron la isla hace miles de años y que, a día de hoy, se encuentran extintas.

Pero no todos son fósiles, en el interior de la cueva habita una especie única en la isla, una araña de color blanco que se ha adaptado a las condiciones del interior de este lugar y lo ha tomado por su morada. Es una especie protegida, dado que se encuentra en peligro de extinción. Esperamos que no sufras de aracnofobia.

Además, Cueva del LLano cuenta con un magnífico centro de interpretación que te ayudará a conocer la gran variedad geológica de Fuerteventura.

[mappress mapid=”56″]