El Convento de San Buenaventura se encuentra en el municipio de Betancuria, en Fuerteventura.

Su construcción comenzó a planificarse después de que el papa Benedicto XIII la autorizase a principios del siglo XV. A partir de ahí, sufrió varios retrasos, ampliaciones y reconstrucciones.

El convento sirvió como base para los frailes franciscanos enviados para expandir el cristianismo entre los habitantes de la isla. Se eligió Betancuria dado que, en esa época, era el centro de la vida política y administrativa isleña. Un pueblo, ahora municipio, que ha sabido mantener esa atmósfera señorial que lo caracterizó en el pasado.

Por desgracia, el paso del tiempo ha hecho mella en esta edificación, y a día de hoy sólo se conservan las ruinas de la que fue cuna del cristianismo en Fuerteventura.

[mappress mapid=”83″]