Aguas cristalinas, buen clima, rica vida submarina… Fuerteventura es un destino idílico para los amantes del submarinismo, con unas aguas que rara vez bajan de los 18º de temperatura y que ofrecen una visibilidad de hasta 50 metros.

Las zonas más populares de inmersión son la zona sur y la zona norte de la isla. Al sur, la península de Jandía es un verdadero acuario, con una fauna y flora marina que enamora a los sentidos. Aquí, el Veril de Morro Jable brilla con luz propia y se ha convertido en uno de los santuarios submarinos de las islas. Al norte, la zona conocida como el estrecho de Bocaína, que separa Fuerteventura del islote de Lobos es un acierto seguro la mayor parte del año, con aguas transparentes y unas condiciones excepcionales para las inmersiones.

Pero esas son sólo algunas de las zonas más populares, las opciones son muchas y muy variadas a lo largo y ancho de toda a isla.

Además, encontrarás escuelas de buceo para todos los gustos, con cursos de iniciación para los novatos e inmersiones.