Betancuria nació oficialmente en 1405, cuando Jean de Bethancourt, de quien deriva el nombre del municipio, declaró su fundación, convirtiendo a Bentancuria en la capital de la isla y levantando en él los principales centros de poder y administración isleños.

Se encuentra en la zona central de la isla, en su cara occidental y es, a diferencia del resto, un municipio de interior. La razón de que fuese fundada en la cara occidental era evitar los ataques piratas de los que era víctima Fuerteventura, que normalmente se producían por su cara este.

Fue una de las regiones más ricas de Fuerteventura hasta el siglo XVI, cuando comenzó a perder protagonismo debido al desarrollo de otras regiones, perdiendo la capitalidad de las isla en 1834.

La Betancuria de la actualidad, aparte de ser el municipio más pequeño de la isla, lo habitan poco más de 800 personas, lo que lo convierten en el municipio menos poblado de Canarias.

Descubriendo Betancuria

Qué ver y hacer

Iglesia de Betancuria

La primera Catedral de Canarias, en pie desde el 1410. Con una turbulenta historia a sus espaldas.
Ver más

Morro Velosa

Las mejores vistas de Fuerteventura desde el mejor mirador de la isla.
Ver más

Parque Rural de Betancuria

Más de 16.000 hectáreas de Parque Rural que abarcan 5 de los 6 municipios de la isla.
Ver más

Vega de Rio Palmas

Pintoresco, tradicional, humilde y enclavado en medio de un precioso valle, eso es Vega de Rio Palmas.
Ver más

Ermita de Santa Inés

Data del siglo XVI, y se encuentra en el Valle de Santa Inés.
Ver más

Ermita de San Diego

Erigida en el mismo lugar en el que oraba San Diego. Conoce su historia.
Ver más

Convento de San Buenaventura

Ruinas franciscanas de un Convento de principios del siglo XV.
Ver más

Bentancuria es historia viva de Fuerteventura; un municipio de atmósfera señorial, un minicipio pequeño y tranquilo que emana tradición y cultura por cada uno de sus rincones. Sus pequeñas callejuelas, valles y pueblos han sido testigos directos de conquistas y ataques piratas; de esplendor y decadencia; de destrucción y vida.

Así, en el casco histórico de Betancuria se erige la Iglesia de Santa María de Betancuria, construida por primera vez en el año 1410, destruida por una invasión pirata en 1593, y reconstruida de nuevo en 1620. Sin salir de su precioso casco histórico, encontramos el Museo de Arte Sacro y el Museo Arqueológico y Etnográfico, en los que arte e historia se conjugan para dar una perspectiva única del amplio espectro cultural de Fuerteventura y Canarias.

En el plano religioso, aparte de la Iglesia de Santa María, también encontramos la Ermita de Santa Inés, situada en el valle de Santa Inés. Sin olvidar el Convento de San Buenaventura, un antiguo convento franciscano, situado a las afueras del municipio junto a la Ermita de San Diego.

También en Betancuria se encuentra uno de los miradores con las mejores vistas de la isla, el Mirador de Morro Velosa, presidido por dos imponentes estatuas guanches, que ofrece una perspectiva única del inmenso Parque Rural de Betancuria, que ocupa el 90% del territorio del municipio.

En lo que se refiere a pueblos, brilla con luz propia Vega de Rio Palmas, un precioso pueblo de interior popular por su romería.