Si buscas un lugar tranquilo y alejado de los principales núcleos turísticos de la isla, este es tu lugar.

Ajuy es un pequeño y acogedor pueblo merinero situado en la costa occidental de Fuerteventura, en el municipio de Pájara. Es conocido principalmente por las singulares cuevas que se adentran en las montañas que lo rodean y por su fantástica playa de arena volcánica.

Además, en Ajuy podrás probar la fantástica cocina canaria en los insuperables restaurantes que se encuentran a orillas del Atlántico; degustar esos magníficos platos, inmerso en el halo de tranquilidad que ofrece el pueblo y el horizonte frente a tus ojos, no tiene precio.

Las Cuevas de Ajuy

Un espectáculo único

cuevas ajuy fuerteventura

Es la principal atracción de Ajuy; sus cuevas. Se encuentran situadas en las montañas que rodean el pueblo y se puede acceder a ellas por la playa.

La erosión provocada por el mar y el viento en la roca volcánica, ha dado como resultado, estas peculiares cuevas. Dada su popularidad, cuentan con una fantástica ruta que discurre por los acantilados que bordean la playa, ideada para facilitar el acceso; podrás recorrerlas e incluso entrar en ellas -si la marea lo permite- a través de una escaleras perfectamente mimetizadas con el entorno.

Si ya desde el pueblo la estampa de las cuevas en los acantilados impresiona, recorrerlas y acceder a ellas es una oportunidad que no deberías dejar pasar si visitas Fuerteventura.

La playa y los charcones

Disfrutando de Ajuy

La playa de Ajuy es una playa ideal para desterrar el estrés y olvidar la rutina diaria. En ella encontrarás una paz absoluta. Nunca hay mucha gente; vecinos de la zona la mayoría. De arena negra y aguas tranquilas. Totalmente recomendable para cerrar con broche de oro una visita al pueblo.

Menos conocidos, quizás porque se encuentran algo apartados y no es fácil encontrarlos, son los charcones de Ajuy. Uno de los secretos mejor guardados del pueblo. Se trata de unas pequeñas piscinas naturales de aguas cristalinas situadas a los pies de un acantilado. El paseo hasta ellos ya es de por sí todo un espectáculo.

Si vas, es preferible hacerlo con marea baja, ya que con marea alta el baño puede complicarse. Y procura no llevar muchas cosas, porque llegar hasta ellos no es sencillo.

[mappress mapid=”55″]